Ingresos para contratar créditos sin nómina

Créditos sin nómina

Préstamos sin papeleos :)

Accede a cientos de ofertas.
Encontramos el mejor crédito para ti.

Necesito
A devolver en días
Devuelves* ; TAE*

Sin nómina, 100% online y sin avales.
  Totalmente seguro!

  Credito rapido seguro por Internet

Préstamo a devolver en un mínimo de 61 días y un máximo de 90 días, con un TAE mínimo de 869% y un máximo de 1.211%. Ejemplo representativo para el primer préstamo rápido: 300€ a devolver en 90 días. Intereses y honorarios: 135€. Cantidad total a devolver: 435€; TAE: 869%

Ingresos para contratar créditos sin nómina

Aunque pueda parecer que no recibir una nómina mensualmente como fuente de ingresos reducirá nuestras posibilidades de conseguir financiación, lo cierto es que si contamos con una fuente de retribución alternativa, podremos conseguir la financiación que necesitamos sin problemas. No obstante, para que la solicitud del crédito sin nómina sea aceptada, los ingresos que no procedan de una nómina deben cumplir con las siguientes condiciones o no nos lo concederán:

Regulares: es decir, que los recibamos de manera mensual y con periodicidad, por lo que no puede ser un ingreso de un mes en particular, ya que no se considerará válido para contratar créditos sin nómina. Además de ser mensuales, debemos recibirlos durante un periodo mínimo de tiempo desde que solicitamos la financiación para que el prestamista tenga conocimiento sobre nuestro historial laboral y, evidentemente, económico. Este periodo variará dependiendo del tipo de préstamo sin nómina que solicitemos y de la entidad a la que acudamos.

Justificables: con esta característica nos referimos a que la entrada de ingresos se pueda justificar porque proviene, por ejemplo, de una nómina o de una pensión. En el caso de los autónomos, se podrá presentar como documento justificativo la declaración del IVA o del IRPF y en el caso de los jubilados será suficiente con un documento oficial que justifique el ingreso de la pensión.

Suficientes: que el dinero que recibimos periódicamente sea suficiente para cubrir las cuotas del préstamo, incluyendo el principal más los intereses devengados, y que, además, nos permita vivir, es decir, que el pago del crédito no suponga un desajuste en la estabilidad de nuestra situación económica. En cualquier caso, el límite podrá variar entre los 200 y los 2.000 euros, ya que estará establecido por cada prestamista y sus políticas de riesgo.

En el caso de que nuestros ingresos no cumplan con alguna de estas características, nos resultará mucho más complicado conseguir los créditos que necesitamos, tanto si se trata de una nómina, como de otro tipo de retribución. Esto se debe a que la entidad podrá considerar no válidos nuestros ingresos por riesgo a no poder hacer frente a la devolución de los créditos sin nómina en los plazos pactados en el contrato. Además, si ocurre esto, podemos correr el riesgo de entrar en una situación de sobre-endeudamiento de la que nos resultará muy complicado salir y que, por ende, nos podría generar problemas en lo que respecta a nuestra estabilidad económica y de cara a la obtención de otros préstamos en un futuro, sobre todo, si son de importes elevados y si son concedidos por entidades bancarias, ya que estas nunca aceptan solicitudes de personas que tengan impagos.

5 ingresos válidos para conseguir préstamos sin nómina

Las entidades de capital privado no determinan un tipo de retribución específica para conseguir préstamos sin nómina ya que, siempre que se cumplan las condiciones, cualquier tipo de ingresos será válido. Estos son algunos ejemplos de los tipos de ingresos que sí que cumplen con las tres características previamente mencionadas, por lo que, en principio, serán válidos para que nos concedan préstamos sin nómina:

Pensión: las personas que perciben una pensión pública disfrutan de ingresos periódicos, por lo que, en principio, podrán solicitar créditos sin nómina, siempre y cuando, el total de la pensión sea suficiente como para reembolsar el crédito y sus comisiones, sin que esto suponga un problema económico. Si estamos jubilados, también tendremos que tener en cuenta la edad máxima con la que podremos solicitar un crédito. Según la entidad el límite puede variar, pero generalmente suele fijarse entre los 65 y los 75 años.

Ingresos de los autónomos: si tenemos ingresos estables y suficientes, aunque no provengan de una nómina sino de nuestra actividad como autónomos, también podremos presentarlos como justificantes de solvencia. Según nuestros ingresos estables también podremos acceder a préstamos personales de mayor envergadura y no sólo a los minicréditos.

Becas: la compañía de créditos tendrá en cuenta aquellos ingresos que provengan de becas, ya sean de carácter público o privado, así como de subvenciones, ayudas o prestaciones del Estado. Eso sí, el dinero que recibamos tendrá que ser, primero, suficiente para poder reembolsar el capital que hayamos solicitado y, segundo, llegar a nuestra cuenta periódicamente.

Arrendamiento de un inmueble a un tercero: si tenemos un inmueble alquilado a un tercero y esta situación nos reporta rentas regulares por un importe suficiente como para poder satisfacer un crédito, podemos presentar este haber como justificante al prestamista y este último valorará si es suficiente.

Prestación por desempleo: si estamos en paro y cobramos una prestación por desempleo, podemos solicitar préstamos urgentes sin nómina, tan solo necesitamos enviar la documentación que afirme que, efectivamente, cobramos periódicamente una prestación mensual suficiente como para acarrear con el coste total del crédito. De todas maneras no todas las entidades nos permitirán conseguir financiación si estamos desempleados, ya que no podremos garantizar el reembolso del crédito solicitado dentro del plazo acordado.

Ingresos para contratar créditos sin nómina
4.5 (90%) 10 votos

Tags: créditos, financiación, ingresos, sin nómina